La fabricación aditiva, una de las tecnologías implicadas en la Revolución 4.0, irrumpe con fuerza en el tejido industrial, ya que cada vez es más sencilla, intuitiva y accesible. Mayores capacidades, variedad de materiales y aplicaciones, todas ellas encaminadas a la innovación, creatividad, mejora de procesos, y rentabilidad asociada a los mismos. Más allá de la personalización de productos y servicios, la fabricación aditiva abre un abanico de nuevas posibilidades para la nueva industria, facilitando nuevos diseños antes inimaginables con las tecnologías clásicas de fabricación.

En nuestra serie de post anteriores sobre la fabricación aditiva, comentábamos que en IKOR estábamos trabajando con la impresión 3D tanto para prototipado rápido en la fase de diseño, como para la fabricación de utillajes. Si la primera de las aplicaciones se mantiene en los niveles habituales de ocupación, la segunda de ellas ha crecido exponencialmente dentro de IKOR. Cada día son más los bastidores, utillajes, repuestos, que fabricamos mediante fabricación aditiva. Este es nuestro día a día, pero llegados a este punto y dada nuestra inquieta naturaleza, nos preguntamos:

¿Y si dotamos de inteligencia a nuestras piezas? ¿Podríamos incorporar las pistas conductoras en las propias carcasas?

Para buscar la respuesta a estas preguntas lanzamos varios proyectos de I+D+i. Llevamos varios años colaborando con Tecnun-Escuela de Ingenieros de la Universidad de Navarra CEIT-IK4, estudiando la viabilidad de introducir nuevos materiales funcionales en el mundo de la electrónica, utilizando para ello la tecnologías de fabricación aditiva o impresión 3D. Hemos estudiado el comportamiento de filamentos conductores comerciales, así como desarrollado ex profeso junto con Tecnalia filamentos con propiedades eléctricas, que permiten una flexibilidad muy interesante en el diseño de los bancos de pruebas que en IKOR utilizamos para testear las placas electrónicas fabricadas.

Uno de los principales objetivos de estas investigaciones ha sido el de obtener la mejor estrategia de impresión, de manera que tanto la geometría de estas pistas, como los parámetros de impresión del material conductor, estén optimizados para minimizar su resistividad. Asimismo, estamos investigando cómo integrar componentes electrónicos en las propias piezas plásticas, para de esta forma, dotar a las piezas de una “inteligencia” que actualmente se consigue incorporando PCBs. Por ello, la integración de los componentes, con adhesivos conductores de curado a temperatura ambiente, está siendo objeto de investigación.

Utilizando impresoras de doble cabezal, hemos sido capaces de integrar en la misma carcasa las pistas conductoras, que conectan sensores, pulsadores e indicadores luminosos a las tarjetas de control, o incluso hemos conectado varias tarjetas mediante la propia carcasa plástica.

Pero no nos hemos querido quedar aquí, y tratando de dotar de inteligencia también al mismo proceso de impresión, estamos trabajando junto con Vicomtech en un sistema de visión para el control de calidad de impresión. Pero de esto hablaremos en un próximo post…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre Ikor

Somos una compañía global comprometida con la innovación que ofrece servicios integrales de diseño y fabricación de circuitos electrónicos (EMS) incluyendo soluciones completas de cadena de suministro a las compañías industriales y tecnológicas líderes en el mundo.

Category

Additive Manufacturing, General, Industria 4.0

Tags

, , ,