A mis 49 otoños, los 50 me caerán en breve a plomo, puedo afirmar que en lo que a la salud se refiere, aparte de algún hueso roto en la adolescencia debido a la propia inconsciencia de la edad, en lo relativo a reparaciones y visitas al médico la vida me ha tratado bien ¡Toquemos […]