ikor-infinito-2

¿Cuántas veces os ha ocurrido llevar todo el día haciendo cosas y tener la sensación al final del día de que no has hecho nada de provecho? Y lo peor, ¿has terminado el día con más cosas pendientes de las que tenías al inicio?

Este es un caso claro en el cual se demuestra el gran dicho que “movimiento no implica acción”. Hemos estado todo el día de aquí para allí y el resultado final es bien pobre.

El tiempo es lo único que no se puede recuperar, así que, dedicar ese bien preciado a las cosas importantes tanto personales como profesionales, es algo que a todos nos interesa y que perseguimos en nuestro día a día. Cuantas veces oímos “¡necesito días de 36 horas!”

Esas cosas importantes que perseguimos se pueden denominar de mil maneras, pero una simple es decir que son nuestras metas. Cada individuo tiene sus propias metas personales y profesionales que es lo que nos hace realizarnos como personas. Hay cientos o incluso miles de manuales ligados a gestión del tiempo, eficiencia productividad etc…

Mediante este post no pretendemos hacer un resumen de todos esos manuales pero lo que si nos gustaría es al menos dar ciertas nociones prácticas que podáis aplicar en vuestro día a día. Probadlas y seguro que la sensación al final del día es bien distinta.

  • Planificación.

Ya lo decía Hannibal del equipo A “Me encanta que  los planes salgan bien”.

Planifica tus actividades importantes al inicio del día. Dedica 15 minutos a planificarlo,  fijando al menos 3 tareas importantes tanto personales como profesionales que desees realizar a lo largo del día. ¿Como sabes si son importantes? Si están ligadas a tus metas, son importantes.

  • Divide y vencerás.

Esta comprobado que es difícil estar concentrado en una tarea más de una hora. Divide tus tareas en bloques de tiempo. Descansa 5 minutos entre ellas.

En la planificación diaria contempla cuantos bloques de tiempo te van a llevar cada una de tus tareas. Al final de las tareas compara lo que estimabas frente a lo real. Poco a poco irás ajustando el plan frente a la realidad.

¡Importante! No te fustigues, siempre somos pesimistas por naturaleza, al principio nos alejamos de la diana, a todos nos pasa!

  • Reserva tus “Horas buenas” para lo importante.

El día laboral inicia con actividades importantes. Al inicio del día es cuando somos capaces de concentrarnos más y la mente esta más ágil. Arranca el día reservando al menos dos horas para desarrollar tareas importantes, dentro de las cuales, deberían estar al menos las tres tareas laborales planificadas.

Si tienes que planificar a otras personas, haz esa tarea lo primero te liberará mentalmente de la carga y además evitará que estés a mitad del día con el run run de que tienes gente que te está esperando .

  • ¡El Correo es un medio!

El correo electrónico es un medio, no un fin en sí mismo.

• Planifica los momentos en los cuales vas a responder correos. No deberían de ser más de 4 momentos al día y limitados en el tiempo (ya habrás dividido y planificado esta actividad).
• Elimina el pop-up de recepción de correos para que mientras estés respondiendo no tengas interrupciones.
• Cierra el gestor de correo cuando termines ese “momento correos” para evitar tentaciones…

Aplica estas tres máximas, al principio tendrás una sensación rara cuando la gente te pregunte si has leído el correo y les digas que hasta dentro de 2 horas no te toca pero verás como el día te cunde muchísimo más.

Último truco, hay una función en el móvil que te permite sincronizar la bandeja de entrada bajo demanda y no según llegan. Aunque parezca mentira, se puede activar y no te van a entrar  palpitaciones por no estar on line, de hecho, vivirás mucho más tranquilo y serás tú quien gestione tus prioridades con orden lógico.

  • El Infinito.

Tengo una mala noticia, pese a que apliques todos los puntos anteriores siempre habrá gente que interrumpa, que te aborde por el pasillo, dudas, preguntas, temas no planificados,… días en los cuales a los 10 minutos el plan salta por los aires.

Es lo que se puede denominar el infinito. Porqué llamarlo infinito es bien simple. Si no gestionas este tipo de gente y de tareas podrías estar todo el día dedicado a ello sin avanzar en ningún otro tema que realmente esté asociado a tus metas. Reserva una hora de tu tiempo para este infinito. Educa a la gente en que todos estos imprevistos vayan a esa hora reservada y verás como sorprendentemente algunas de las cosas de vida o muerte, pueden esperar o incluso desaparecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre Ikor

Somos una compañía global comprometida con la innovación que ofrece servicios integrales de diseño y fabricación de circuitos electrónicos (EMS) incluyendo soluciones completas de cadena de suministro a las compañías industriales y tecnológicas líderes en el mundo.

Category

General

Tags

,