ikor-mindfulness

Coincidiendo la semana, del 23 al 27 de abril, con la celebración de la prestigiosa Feria de Hannover, y el eco dado a esa nueva revolución industrial en marcha que ha venido en llamarse Industria 4.0, andaba el que esto escribe perdido en ensoñaciones futuristas sobre Inteligencia Artificial, sistemas cibernéticos, aprendizaje automático, y la interacción de todas estas nuevas tecnologías para la mejora de los procesos.

Resonaban al hilo de estas últimas investigaciones las palabras de Brian Krzanich, CEO de Intel, anunciando el inminente momento en que los sistemas inteligentes llegarían a predecir la necesidad o oportunidad de mercado, o diseñar y fabricar productos sin necesidad de interfaz humana… ¡Imaginen el marketing, la cadena de suministro  y la fabricación futura regulados por estos sistemas de Inteligencia Artificial! …cuando me sobresalto una alarma en pantalla, “sesión de Mindfulness hoy viernes, en una hora!”

¿Cuándo demonios me apunte yo a una sesión de Mindfulness?

El concepto me sonaba vagamente familiar, asalto mi mente de manera automática la imagen de un grupo de personas sentado en esterillas de yoga y posturas forzadas en aparente concentración… ya saben, mente en blanco, energía positiva alrededor y… es cierto, como pude olvidarlo, ¡prometí acompañar hoy viernes a mi mujer a una de esas sesiones semanales en su lugar de trabajo!

Seguramente habrán escuchado ya hablar de esta práctica de “atención plena”, con raíces en la filosofía budista, y que se ha integrado en los últimos años en aulas y oficinas como herramienta útil de “lucha contra el stress”, ser conscientes del momento actual y mantener la mente enfocada en la simple actividad de cada momento…. Lo reconozco, nunca tuve paciencia para estos ejercicios filosóficos, ni soy tan crédulo sobre sus beneficios aún pudiendo llegar a creer a pies juntillas en todo esos fantásticos escenarios futuros de la industria 4.0….

Mi mente buscaba ya a toda velocidad una excusa creíble, realmente incuestionable, para saltarme este inesperado compromiso en una tarde de viernes e inmediatamente, como adivinando mi falta de motivación, un nuevo mensaje. Esta vez de mi mujer… un escueto mensaje a modo de recordatorio, uno de esos desarmantes diálogos de Winnie De Pooh y, en esta ocasión, su amigo Piglet,

-¿Qué día es? – preguntó Pooh.

– Es hoy – Respondió Piglet

– ¡Oh, mi día favorito!! – Dijo Pooh.

Quizás recuerden el caso de McArthur Wheeler, aquel tipo de Pittsburgh que a mediados de los 90 se hizo tristemente famoso tras asaltar dos bancos de su ciudad a plena luz del día y con su rostro al descubierto… ni siquiera se le ocurrió utilizar una de esas socorridas caretas de expresidentes! Su carrera delictiva, como imaginaran,  terminó a las pocas horas de cometer ambos robos. Al ser detenido, McArthur Wheeler confesó que se había aplicado zumo de limón en su cara, confiando en que el zumo le haría aparecer invisible ante las cámaras. “No lo entiendo, yo usé el zumo de limón”, grito con gesto de incredulidad al ser detenido… por lo visto alguien le había dicho que este era un método perfecto para conseguir el poder de la invisibilidad ante cualquier cámara. Como lo oyen!

Este caso derivo en varios estudios que pivotaban sobre la intrigante cuestión, ¿puede la  propia incompetencia de un sujeto evitar hacerle consciente de esa misma incompetencia?.. el mas célebre de todos estos estudios fue llevado a cabo por Justin Kruger, sus conclusiones se conocen como efecto Dunning-Kruger. Curiosamente, cuanto mayor era la incompetencia del sujeto, menos consciente era de ella. Por contra, los sujetos más competentes y capacitados eran los que, paradójicamente, más tendían a infraestimar su competencia. Cuanto menos sabemos mas listos creemos ser.

El dialogo breve entre un osito y su amigo el cerdito me hizo tomar conciencia de manera repentina de que lejos camina nuestra mente de nosotros mismos, de cuanto damos temerariamente por supuesto, o de que escasa importancia otorgamos al presente…

Y ahora amigos, si me disculpan, les dejo… es mi día favorito, me espera mi primera clase de Mindfulness.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre Ikor

Somos una compañía global comprometida con la innovación que ofrece servicios integrales de diseño y fabricación de circuitos electrónicos (EMS) incluyendo soluciones completas de cadena de suministro a las compañías industriales y tecnológicas líderes en el mundo.

Category

Industria 4.0, Supply Chain Management

Tags

,