Trazabilidad-IKOR

IKOR-trazabilidad“En octubre de 2009, los consumidores se vieron  sorprendidos por la decisión de Toyota en los Estados Unidos de retirar del mercado 3,8 millones de vehículos…”

“Unos meses más tarde, un estudio realizado por Gallup apuntaba que el 31% de los norteamericanos creía que los vehículos Toyota eran inseguros… “

No es un caso aislado: Sanyo, Bosch, Apple, Siemens, Samsung,… Es fácil encontrar en internet avisos que llaman a reemplazar productos defectuosos que pueden llevar meses funcionando de una forma aparentemente correcta (http://www.siliconrepublic.com/digital-life/item/36662-apple-and-samsung-announce)

El impacto de una noticia como la anterior en un OEM no sólo afecta al deterioro de su imagen de marca (sus clientes pierden confianza y sus competidores ganan posiciones), sino que la sustitución de los equipos defectuosos por nuevas versiones actualizadas conlleva un importante desembolso económico. Cuanto mayor es el parque de productos afectados (vivimos en un mercado globalizado donde apenas existen fronteras), más negativo es su impacto y más tiempo llevará recuperar el espacio perdido… si es que se consigue.

Nadie está a salvo del problema. La electrónica está presente en prácticamente todos los sectores, la complejidad de los productos (o sub-sistemas que los controlan) aumenta y los plazos de desarrollo se acortan, haciendo que el riesgo de que ocurra algún problema imprevisto sea cada vez mayor. Los diarios publican sólo los anuncios de marcas de productos de consumo (ya que tienen que hacer llegar su comunicación al ciudadano, que es el usuario final), pero los problemas son mucho más frecuentes en OEMs que trabajan en sectores de perfil industrial, que invierten mucho esfuerzo y dinero en sustituir sus productos (a menudo sub-sistemas) defectuosos de la forma más discreta posible.

En este escenario, en IKOR pensamos que se pueden poner en marcha acciones que nos ayuden a eliminar (o cuanto menos, a reducir) el problema.

El primer factor que puede ayudarnos es disponer de trazabilidad  en el producto. Si no se ha podido evitar que surja el problema, limitemos su impacto. Para ello, será necesario tener implementado un sistema que permita identificar cada producto terminado con los componentes y procesos utilizados para fabricarlo. En IKOR tenemos implantado un sistema que presentaremos en un artículo posterior y que proporciona a nuestros clientes esta trazabilidad.

Pero todos sabemos que no hay mejor forma de reducir el impacto de un problema que evitar que éste se produzca, y en este caso, la propuesta que hacemos desde IKOR se centra en mejorar el sistema de validación del producto, tanto en su etapa de Diseño como en la de Fabricación.

El proceso “tradicional” de validación de producto concentra su esfuerzo en su testeo durante la fase de su diseño, usando para ello una serie de prototipos sobre los que se desarrollarán los diferentes ensayos: test funcionales, ensayos EMC y  ambientales, ensayos de seguridad eléctrica, etc. Una vez superadas todas las pruebas, el producto estaría preparado para su industrialización, donde se desarrollarán los medios de producción definitivos con los que se fabricará un nuevo lote, algunas de cuyas muestras serán utilizadas para certificarlo en un laboratorio acreditado.

Una vez superados estos ensayos, el OEM considerará que su producto ya está “validado” y concentrará su esfuerzo en verificar que el EMS ha fabricado réplicas idénticas del mismo: es decir, ha comprado los componentes indicados en la Lista de Materiales (BOM), los ha colocado en su posición exacta y ha realizado las soldaduras de forma correcta. Para ello, seleccionará un fabricante que disponga de una buena colección de medios de test (inspección óptica, in-circuit test, test funcional, X-ray…) y un proceso de alta calidad.

Cabe pensar que fabricantes de alto nivel como los mencionados al comienzo de este artículo siguieron en su momento un proceso similar al descrito, pero ello no evitó que tuvieran que retirar sus productos del mercado. ¿Piensas que hoy en día siguen utilizando los mismos métodos de validación, o que estos han evolucionado? ¿Te ha ocurrido alguna vez algo parecido con tu producto? ¿Te preocupa que pueda ocurrir?

Si quieres conocer las nuevas técnicas que ya se están aplicando para la validación de productos electrónicos y de su proceso de fabricación, no te pierdas el siguiente post que publicaremos próximamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre Ikor

Somos una compañía global comprometida con la innovación que ofrece servicios integrales de diseño y fabricación de circuitos electrónicos (EMS) incluyendo soluciones completas de cadena de suministro a las compañías industriales y tecnológicas líderes en el mundo.

Category

General

Tags

, , , , ,