IKOR Results

IKORSeguro que conoces la historia del alumno que, tras dar esa respuesta al profesor y ver su cara de enfado, le puntualiza que no aclaró si lo que quería era precisión en el resultado o rapidez en la respuesta.

Y es que ambos aspectos están a menudo enfrentados: ¿hay que hacer las cosas bien, o debemos terminarlas rápido? Si haces esta pregunta, seguro que adivino cual suele ser la respuesta más frecuente: ambos, y además al menor coste!!! Pero la realidad es terca e impone sus leyes, cuando no lo hace nuestro amigo Murphy.

Uno de los momentos importantes en la etapa de desarrollo de nuevos productos es cuando se decide que ya se han probado suficientemente los prototipos y queremos iniciar su industrialización. Es un momento crítico, porque dejamos de “validar” el producto y pasamos a querer fabricarlo y venderlo. Esta decisión tiene implicaciones muy importantes y merece la pena detenerse y extraer conclusiones de nuestro trabajo con esos Prototipos, para lo que deberemos diferenciar entre diferentes fases:

Fase Objetivo ¿Cuándo termina?
Prototipo Tecnológico [1] Validar la funcionalidad de la solución, invirtiendo el mínimo tiempo y coste, usando simuladores, placas de evaluación, elementos comerciales… Cuando el mercado/cliente valida la idea presentada a través del demostrador.
Prototipo Funcional [2] Validar la implementación del producto, construyendo diferentes versiones que, de forma progresiva, van corrigiendo los errores encontrados y/o incorporando nuevas funcionalidades. Cuando se llega a la versión del prototipo que cumple la funcionalidad prevista y que supera todos los Ensayos Normativos aplicables.
Prototipo Industrial [3] Validar el proceso y los medios de fabricación y test construidos. Es un proceso relativamente rígido, donde la incorporación de cambios normalmente genera costes y riesgos significativos. Cuando se ha fabricado un lote significativamente alto de elementos, y el resultado es aceptable en cuanto a la calidad y coste alcanzados.

[1] No requerido en algunos proyectos

[2] Se desarrolla en el entorno de I+D y el número de versiones de prototipo depende de la complejidad del Proyecto y la experiencia del diseñador.

[3] Se desarrolla en el entorno de Fabricación.

Aunque puedan parecer similares, cada una de estas fases tiene una función clara y diferente a las otras, pero la presión por reducir el time-to-market acorta los ciclos de desarrollo, empujando a muchos OEMs a iniciar la industrialización con productos que no han sido suficientemente validados. Esto genera una situación de riesgo que, de materializarse, puede derivar en una retirada de producto de mercado y el consiguiente deterioro de su imagen de marca.

Por eso, antes de poner en marcha el proceso de fabricación en serie, es imprescindible estar seguro de que el prototipo original no tiene defectos. Para ello, tras la validación de los prototipos funcionales, el ciclo de diseño propone iniciar el proceso NPI (New Product Introduction), también conocido como de Industrialización. Este proceso consiste en la fabricación de un lote relativamente alto de equipos, de cara a generar una dispersión estadística de sus parámetros de funcionamiento. Con frecuencia, esto provoca que se manifiesten problemas funcionales que no se detectaron en los 2-3 prototipos de la etapa previa. A pesar de que los cambios en esta fase conllevan habitualmente rediseños del producto y de los útiles de fabricación (con sus consiguientes sobrecostes), mejor descubrirlo entonces que llegar al mercado.

¿No encontrar problemas tras la Industrialización es una garantía de éxito? Lamentablemente, no. La evolución en el proceso de fabricación de los semiconductores que incorpora nuestro producto provoca cambios es sus parámetros de operación, y es un factor sobre el que ni OEMs ni EMS tenemos control. Este efecto se está dando de forma creciente, y cada vez es más frecuente la aparición de problemas en el mercado con productos que fueron diseñados hace tiempo, no han sufrido modificaciones y están correctamente fabricados… y la globalización hace que estén instalados a miles de kilómetros.

Dado el impacto que estos problemas pueden suponer, en IKOR prestamos una atención especial a la validación del producto. En anteriores posts hemos presentado la Pre-certificación (Ensayos de EMC, Seguridad eléctrica y condiciones ambientales) en la fase de Prototipo Funcional, como herramienta necesaria para asegurar que el producto superará las Normativas requeridas para marcado CE, UL o FDA. También hemos publicado artículos sobre la utilidad de las técnicas de HALT/HASS/HASA para detectar problemas derivados de la variabilidad de parámetros funcionales inherente a la utilización de componentes electrónicos fabricados en diferentes lotes/fechas, problemas casi indetectables por ningún otro procedimiento.

La calidad y fiabilidad de los productos que fabricamos nos preocupa. Por eso, en IKOR ponemos nuestro conocimiento y medios al servicio de nuestros clientes, no sólo para la fabricación de sus productos, sino también para su mejora y mantenimiento a lo largo de todo su ciclo de vida.

“Viajando sólo andarás más rápido, pero viajando en compañía llegarás más lejos”

 

Join the conversation! 2 Comments

  1. …Awesome website

    […]The whole look of your web site is fantastic, let well as the content material![…]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre Ikor

Somos una compañía global comprometida con la innovación que ofrece servicios integrales de diseño y fabricación de circuitos electrónicos (EMS) incluyendo soluciones completas de cadena de suministro a las compañías industriales y tecnológicas líderes en el mundo.

Category

General, I+D+I, Technology

Tags

, ,